zurichberg.com is currently being updated

La preferencia por los relojes más pequeños suele ser evidente de forma sutil, como decir "Soy más un fanático de lo vintage". Esta afirmación implica que los relojes modernos tienden a ser más grandes que sus homólogos de mediados de siglo. Pero ¿por qué la preferencia de diseño parece estar estrechamente relacionada con el diámetro de la caja del reloj? Mark Cho, en una presentación en la Sociedad de Relojería de Nueva York hace dos años, argumentó que los hombres modernos tienden a percibir el tamaño de su propia muñeca como demasiado pequeña debido a la tendencia a usar relojes más grandes. No está claro qué impulsa exactamente esta tendencia. ¿Es un símbolo de masculinidad? ¿O lo popularizan determinadas marcas como Panerai? Es posible que detrás de esta tendencia haya incluso una necesidad técnica. Independientemente, la popularidad de los relojes más grandes se ha consolidado en el mundo relojero moderno. Pero, ¿esta tendencia es exclusiva de los relojes modernos o las tendencias históricas también muestran variaciones en los tamaños de los relojes? Echemos un vistazo más de cerca a los factores que influyen en los tamaños de los relojes y las tendencias del siglo XX.

Panerai-Radiomir-Zurichberg

Antes del reloj de pulsera, los relojes de bolsillo eran los dispositivos estándar para medir el tiempo. Estos relojes variaban en tamaño desde mediados de 20 mm hasta más de 50 mm. Sin embargo, en 1904, todo cambió cuando Alberto Santos Dumont encargó a su amigo Louis Cartier el primer reloj de pulsera para hombre, que recibió el nombre de Cartier Santos. En los primeros tiempos de los relojes de pulsera, el diámetro de los relojes rara vez superaba los 30 mm. De hecho, al principio, los fabricantes de relojes competían para construir no sólo relojes mejores sino también más pequeños. El tamaño de la caja y del reloj era un símbolo de optimización de la maravilla mecánica que es el reloj de pulsera. El tamaño como factor definitorio de la destreza tecnológica podría en realidad ser un motivo central detrás del tamaño de los relojes.

 Cartier-Santos-Zurichberg

Esto se vuelve especialmente evidente cuando observamos el tamaño de los relojes de campaña que comenzaron a ver la luz durante la Primera Guerra Mundial cuando los soldados comenzaron a sujetar sus relojes de bolsillo con correas de cuero para facilitar el acceso a su accesorio de cronometraje durante el combate. Como resultado, los diferentes ejércitos querían una alternativa optimizada y producida en masa para sus respectivos soldados, lo que llevó a los fabricantes de relojes a cambiar su producción hacia relojes de pulsera simples que se distinguieran por su diseño simple de caja y esfera, así como por complicaciones interiores sin complicaciones. La facilidad de edición y manejo fue clave, lo que llevó al desarrollo de relojes pequeños que no estorbaban durante el combate. 

World-War-One-Wristwatches-Zurichberg

La tendencia de los relojes más pequeños continuó durante la primera mitad del siglo XX, cuando los relojes antes mencionados llegaron al uso civil después de la Primera Guerra Mundial. En la siguiente era art déco, el diseño se volvió más adornado, lo que llevó a diseños más complicados que también utilizaban metales más preciosos y nuevas formas de cajas como el Cartier Tank, que, influenciado por los tanques recién introducidos de la guerra anterior, rompió la monotonía en El diseño a medida que las cajas circulares se volvieron obsoletos. Siguieron otras formas, como las cajas tonneau o carré, pero rara vez superaban el tamaño de 30 mm en cualquiera de las dimensiones, ya que los relojes carecían de complicaciones extensas que hubieran llevado a cajas infladas. Con la gran depresión y la siguiente Segunda Guerra Mundial, los relojes muy ornamentados volvieron a ser ni asequibles ni deseados, y los individuos y naciones que lucharon en la guerra lucharon por conseguir relojes simples y compactos.

Art-Déco-Tiffany&Co.-Tank-Wristwatch-Zurichberg

A medida que avanzamos hacia las décadas de 1950 y 1960, los relojes herramienta emergen como la próxima tendencia. Estos relojes se construyeron pensando en la utilidad, y esto significó ciertas restricciones sobre cómo se podía diseñar la caja. Con la creciente popularidad de los relojes de buceo y cronógrafo a finales de los años cincuenta, el tamaño medio de los relojes de pulsera creció a medida que las complicaciones necesitaban espacio para implementarse en la esfera, el bisel y el propio movimiento. El crecimiento de la caja del reloj también puede interpretarse como una nueva comprensión del estatus, ya que la perspectiva de un crecimiento económico ilimitado una vez más en una sociedad floreciente de posguerra establece nuevos estándares y oportunidades para la realización personal.

Data-Watch-Case-Size-since-1940-Zurichberg

Esta tendencia hacia relojes cada vez más grandes también se puede observar en los datos y se visualiza en el mapa de calor. Durante los últimos 80 años, ha habido un aumento general en el tamaño promedio de los casos. Sin embargo, este aumento no se está produciendo gradualmente en todos los niveles de diámetro posibles. Curiosamente, hay ciertos diámetros de caja que parecen ser la norma, incluidos 34 mm, 35 mm, 36 mm y 40 mm. Estos diámetros alcanzaron su punto máximo en diferentes momentos: 35 mm y 36 mm alcanzaron su punto máximo a mediados de la década de 1940, 34 mm a finales de la década de 1950, 40 mm a finales del siglo XX y 36 mm alcanzaron su punto máximo en la década de 1980. Además, parece que a lo largo de todo el siglo XX, los diámetros de caja que oscilaban entre 37 mm y 39 mm quedaron esencialmente obsoletos, a pesar de estar entre dos de los diámetros más comunes. Esto indica que ciertos arquetipos de relojes han establecido una norma no oficial sobre el tamaño aceptable de la caja de un reloj.

Data-Watch-Case-Zurichberg.jpeg

Como mencionamos antes, y como se evidencia en el gráfico superior, los relojes herramienta suelen ser más grandes que sus homólogos de vestir, y esto no es por casualidad. Por ejemplo, si desea que un reloj de buceo sea resistente al agua hasta 100 m, 200 m o incluso 300 m o más, el reloj y la caja deben ser más resistentes. Esto implica colocar juntas y adaptar la construcción de la caja para reforzar el reloj, especialmente para inmersiones más profundas. Además, la legibilidad, como el diámetro del dial, es otro factor crítico a considerar. De manera similar, los relojes cronógrafo, al igual que los relojes herramienta, deben ser un poco más grandes para dar cabida a funciones adicionales, como complicaciones y esferas subsidiarias. Sin embargo, el tamaño cada vez mayor de los relojes cronógrafos, así como de los relojes de buceo, con el tiempo no puede atribuirse únicamente a la funcionalidad.

Data-Watch-Case-Size-Diving-Sport-Chronograph-Watches-Zurichberg

Entre mediados de los años 60 y finales de los 70, hubo una tendencia fascinante en la industria relojera. Tanto los relojes de cronógrafo como los de buceo experimentaron un aumento significativo de tamaño, aproximadamente 5 mm con respecto a sus niveles de los años cincuenta. Sin embargo, a principios de la década de 1980, estos relojes se habían encogido unos 3 mm. Esto nos proporciona la primera evidencia de que la moda puede impulsar cambios en el diseño de las cajas de los relojes, en lugar de avances tecnológicos o de utilidad. La década de 1970 fue un período de experimentación y libertad en el diseño de relojes, en el que las marcas traspasaban los límites y los consumidores buscaban cronógrafos con un carisma atrevido. Por lo tanto, era el momento perfecto para adoptar relojes resistentes y resistentes.

 Data-Watch-Case-Size-Space-Feaver-Zurichberg

Cuando se habla de relojes grandes, es fácil pasar por alto los relojes más pequeños. Históricamente, los relojes más pequeños siempre han sido relojes de vestir, pensados ​​para caber discretamente bajo el puño de un traje. Curiosamente, mientras que el resto de la industria relojera ha tendido a utilizar cajas de mayor tamaño, los relojes de vestir en realidad han ido disminuyendo ligeramente de tamaño. Desde finales de la década de 1960, se han establecido entre 32 mm y 33 mm. Parece que el arquetipo de diseño más clásico es el menos influenciado por la moda y las tendencias, al menos en términos de dimensiones de la caja. Esto no es sorprendente, ya que los diseños de relojes de vestir pretenden ser simples y discretos. Después de todo, ¿por qué necesitarías una caja de 44 mm para un movimiento de sólo tiempo que mide sólo 25 mm?

 Data-size-of-dress-watches-Zurichberg

Combinando toda la información que hemos recopilado, podemos ver que los tamaños de los relojes han ido aumentando desde mediados del siglo XX, y no sólo en los últimos años. Casi todos los aumentos y cambios en la distribución de tamaños pueden atribuirse a esfuerzos de marketing. En los inicios de los relojes, los mejores eran aquellos que tenían la misma funcionalidad pero requerían menos espacio. Los fabricantes compitieron para crear las maravillas mecánicas más pequeñas, mostrando su destreza tecnológica. Esta tendencia continuó hasta la década de 1950, cuando surgieron nuevas funcionalidades de relojes, incluidos relojes de buceo, relojes deportivos e híbridos de cronógrafos deportivos. Estos relojes fueron diseñados para soportar entornos hostiles y su robustez se reflejaba en su apariencia.

Rolex-Submariner-1960s-Zurichberg

La tendencia hacia relojes más grandes alcanzó su punto máximo durante la década de 1970, una época de exploración espacial y aventuras cotidianas. Las marcas fueron más allá de lo necesario en términos de durabilidad, atendiendo a los mercados del buceo recreativo, los viajes aéreos y las carreras. De cara al día de hoy, los factores que impulsan la distribución del tamaño de los relojes en la década de 2020 siguen siendo un tema de debate. Sin embargo, es probable que el marketing siga desempeñando un papel importante en la configuración del mercado. Probablemente se hará hincapié en el reconocimiento y la habilidad, más que en la necesidad. Los anuncios pueden promocionar características como ocho días de reserva de marcha como sorprendentes, aunque no sean estrictamente necesarias.

Dejar un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.

Latest Stories

Esta secção não inclui de momento qualquer conteúdo. Adicione conteúdo a esta secção através da barra lateral.